La Radio ocupó el sitio de la mayoría de los medios cuando apretó el período especial….y mucho más..

Y habrá Radio para rato.

Por Marisela Presa

CMKX Radio Bayamo, provincia Granma

Mayo de 2016

Enamorada como he estado de la Radio, es el único medio que ha vivido, disfrutado y angustiado, porque desde que me percaté de su real existencia supe que no había nadie que impidiera el auténtico alcance de su mensaje.

Quiero aportar mi granito de arena a tan buenos colegas y defensores de nuestro medio radiofónico, a la familia de los periodistas de la Radio, que se convierten en uno solo si las circunstancias demandan, de colectivos sistemáticos, dispuestos, preparados todo el tiempo y con una enorme vocación para darle la noticia al pueblo.

Corría la década de los noventa y con el derrumbe del campo socialista y nuestras posibilidades de comercio e ingreso también se acabó el papel, vinieron los apagones eléctricos y estuvieron entonces disponibles esos felices radios portátiles, que funcionaban en un auto, con una batería de carro, con la luz solar, con cuerdas. Pero funcionaban.

La TV enmudeció para muchos, pues aunque ella difundiera noticias no la podían ver por la falta de electricidad, y el periódico se precipitó de su frecuencia diaria a la semanal.

Entonces hubieran desaparecido las noticias en Cuba y sobre todo en las zonas rurales, sino hubiera sido por esa radio humilde, sencilla, ágil, versátil, que sólo demanda cariño y tesón, y la inagotable tecnología de un teléfono cuando las distancias son demasiadas.

Podríamos hablar de nuestra referencia directa, la emisora provincial de Granma, Radio Bayamo que convirtió sus espacios informativos de Hoy en la Noticia y La Ultima, en lo más actual de todo el territorio en cuanto a suceso, acontecimiento, indicación, mensaje y orientación se refiere.

No había jornada en la que, como nunca antes, hasta los propios trabajadores de Radio Bayamo, se llegaran hasta la cabina de trasmisión, para escuchar en vivo que se decía en la Revista informativa de la Tarde: La Ultima.

La distribución de alimentos, si el arroz había llegado completo , si el barco estaba atrasado en muelle por falta de pago; si el combustible doméstico estaría al 50 por ciento de la cuota, si había agua, y qué circuitos, para que barrio correspondía el apagón eléctrico.

De una cuadra a otra se movían las personas para escuchar las necesarias noticias cotidianas de aquellos días aciagos e inciertos, donde el país hacia un denodado esfuerzo para sobrevivir.

La radio la emplearon también los dirigentes y las autoridades para compartir las reflexiones, explicar políticas, conducir al pueblo, destacar a los sacrificados, reconocer a aquellos que hacían producir como de magia sus patios, o convertían aquellas tierras pedregosas en todo un emporio de productos del agro.

Y que jornadas. La Radio, pese a tanto dolor por todo lo que a diario perdíamos en cuanto a economía, la Radio subía y subía en el gusto, en la necesaria necesidad de información y plantaba ahí, sabedora que era el medio más gentil, indispensable y útil del país profundamente herido por el cruel doble bloqueo, que nos aquejaba.

Ha pasado el tiempo, ya hasta Wifi tenemos. La gente ufana va con sus teléfonos con titulares. La Internet se abre al mundo, quiere hasta robarse el show. Viva el desarrollo. La economía mejora, dígaselo a todas aquellas personas que vivimos la terrible época de los 90.

No lo tenemos todo, pero Cuba ha tenido muchas épocas de crisis económica, hemos sido un país sitiado por nuestros enemigos de clase, que todo parece indicar Pudieran darse por vencidos aunque la táctica es bien distinta.

Entonces de que Radio y de que periodismo estamos hablando sino, del que hemos hecho, y seguiremos mejorando para el bien de todos.

Recordarles que nuestra tierra fue sometida al estrés del huracán Dennis, por las regiones de Pilón, Niquero, Media Luna, algunas zonas de la Montaña, Campechuela y Manzanillo, donde quedaron más de 42 mil viviendas dañadas, y muchas personas sin nada.

Y la Radio fue la que de inmediato llegó hasta esos territorios para hacerle llegar a toda la provincia, en Vivo, lo que había acontecido durante el ciclón.

Y la Radio, la Radio, ocupada en los mensajes para proteger a los pobladores de Río Cauto cuanto las lluvias torrenciales de la Tormenta Tropical Noel llenaron la presa Cauto el Paso, que brama en su cortina de arcilla, pugnando por salir por cualquier parte.

Y la decisión de las autoridades provinciales y del país, de trasladar hacia Bayamo y Manzanillo a todas esas familias que en tiempo record empleando trenes, ómnibus y carros, llegaron hasta sus nuevos provisionales hogares. Ahí estaba durante interminables horas de trasmisión sin descanso: La Radio, los periodistas y técnicos de la Radio.

Y entonces la Radio, los periodistas de la Radio, conocedores de sus responsabilidad , visitando las barriadas, los albergues poniendo en contacto a familias que se habían dispersado o comunicando el estado de salud, la atención que recibía, o el agradecimiento oportuno a gente sencilla, que les recibió en sus hogares , no para esos días, sino, para toda la vida.

Ahí en ese quehacer estuvo y ha estado la Radio.

La Radio que quizás algunos critiquen porque no tiene el lujo de los decorados, ni el artificio de las luces, pero que tiene un personal inmenso lleno de entrega, empeñado en hacer, humilde y laborioso, con salarios sencillos, pero con la actualidad , que es lo más envidiado por cualquier medio.

Entonces mejor es dejar el punto aquí, solo para que reflexionen los que Nunca ni jamás han hecho radio.

Los que la disfrutan saben de qué he estado hablando. De ese orgullo de hacer la noticia desde el lugar de los acontecimientos, sin tener que medir ni pedir permiso, solo con la anuencia de los que a veces, casi como un reflejo condicionado, encienden su modesto equipo de la mañana a la noche, para en ese deambular de la tarea, sentirse, amigos, acompañados de la Radio.

Lamento mucho el infeliz comentario sobre los radialistas cubanos en un programa tan reconocido de la TV como Con dos que se quieran dos. Espero que a Marino siempre le vaya muy bien en la Televisión.

Animaciones GRATIS para tu correo
¡Haz clic aquí!

pixel.gif?upn=[IM_UPN2]

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: