SE INICIA HOY EN GRANMA EJERCICIO METEORO

SE INICIA HOY EN GRANMA EJERCICIO METEORO 2016

Por Marisela Presa

Mayo 14 de 2016

A fin de puntualizar y actualizar las medidas planificadas en cada etapa del ciclo de reducción de desastres, prevención, preparativos, respuesta y recuperación, para mitigar el impacto sismos, huracanes de gran intensidad, la sequía y eventos de desastres de origen sanitario, se inicia hoy en Granma el ejercicio de Defensa Civil, Meteoro 2016.

Durante sábado y domingo se trabajará en todos los territorios en el fortalecimiento de las capacidades para enfrentar situaciones de desastres, a partir de las experiencias derivadas de los eventos que han afectado a la provincia en los últimos años, y la actual situación sanitaria.

El Meteoro está dirigido igualmente a la preparación y la cohesión de los órganos de dirección en la respuesta y recuperación a los eventos de desastres, de los trabajadores, y de la población, acorde a los riesgos identificados en cada lugar.

En estas jornadas de los días 14 y 15 de mayo en el contexto del Meteoro, será evaluado el funcionamiento de los Centros de Gestión para la reducción de Riesgo, así como la efectividad e interacción de los Sistemas de Vigilancia y Alerta Temprana, tomando en consideración la actualidad y validez de la información que comparten.

En Granma el Ejercicio Meteoro tomará en cuenta la situación generada por la sequía en cada territorio, las pérdidas ocasionadas y las medidas adoptadas para su enfrentamiento.

Será tema de acción la situación higiénico-sanitaria y epidemiológica del territorio y con prioridad la campaña anti vectorial, para lo cual se realizarán jornadas masivas de saneamiento ambiental en comunidades, pueblos y ciudades.

El Meteoro 2016, ejercicio de Defensa Civil que en Cuba está celebrando su aniversario número 30, se desarrolla tras la Semana de Reducción de Desastres, que está encaminada a la realización de actividades dirigidas a la reducción de vulnerabilidades.

Las actividades del Meteoro comenzarán a partir de las ocho de la mañana, de este sábado, en todos los territorios.

Está previsto que el domingo tomen parte todos los trabajadores de Granma , estudiantes y la población en general, para puntualizar la preparación de las personas en su protección y de sus bienes, y reducir vulnerabilidades ante diferentes situaciones.

Es por ello se accionará en la higienización, la lucha anti vectorial, la eliminación de brechas sanitarias, la poda de árboles, la limpieza de zanjas, desagües y drenajes, así como desobstrucción de la red pluvial entre otros objetivos.

El Ejercicio Meteoro 2016 conlleva la participación popular consciente sobre la necesidad de aprender en la práctica la manera de alcanzar una mayor protección, develar los peligros y reducir las vulnerabilidades existentes en nuestro entorno, sobre todo las del conocimiento.

Animaciones GRATIS para tu correo
¡Haz clic aquí!

pixel.gif?upn=[IM_UPN2]

Anuncios

No subestimar el peligro sísmico

En la década de los 90 del pasado siglo los objetivos del adiestramiento del Ejercicio Meteoro fueron ampliados a todos los peligros de desastres apreciados en el país, incluidos los sismos

Autor: orfilio

13 de mayo de 2016 23:05:34

Doctor Tomás Chuy Rodríguez, investigador titular del CENAIS. Foto: Cortesía del entrevistadoCausantes de grandes pérdidas de vidas humanas y bienes, los terremotos comienzan de forma súbita y son originados por la rápida liberación de la energía acumulada como consecuencia de las deformaciones registradas en el interior de la corteza terrestre.

Si bien en determinadas ocasiones las va­riaciones en los campos magnéticos y eléctricos, los cambios bruscos en el nivel del agua en los pozos, y el inusual comportamiento de los animales, han sido indicios premonitores de la ocurrencia de algunos sismos en el mundo, aún la comunidad científica no logra vaticinar con exactitud el mo­mento en que pueden desencadenarse.

Lo anterior fundamenta la importancia de proseguir con las investigaciones en tan compleja temática, haciendo énfasis en estimar para cada país las zonas de mayor o menor riesgo sísmico, indicador calculado en función de las probables pérdidas materiales y vidas humanas que pudiera causar un evento de esa naturaleza, en dependencia de su intensidad.

Ello requiere tomar en cuenta los datos históricos referidos a la recurrencia de los temblores de tierra, la distancia epicentral, la profundidad y el mecanismo de las fallas sismogeneradoras, los tipos de roca y suelo, el re­lieve y las características de las edificaciones existentes.

Como planteó más de una vez la fallecida doctora Bertha Elena González Raynal, quien fuera una reconocida autoridad nacional en el conocimiento de los terremotos, ja­más debe descuidarse la evaluación del peligro en las grandes ciudades, aun cuando estuvieran ubicadas en regiones de baja actividad sísmica.

MIRAR AL PASADO

Si bien el Ejercicio Meteoro estuvo centrado al principio en la preparación para enfrentar la temporada ciclónica (se hizo por primera vez en 1986), ya en la década de los 90 del pasado siglo los objetivos del adiestramiento fueron ampliados a todos los peligros de desastres apreciados en el país, incluidos los sismos.

Con relación al tema, el Doctor en Ciencias Tomás Chuy Rodríguez, reconocido especialista del Centro Nacional de Investigaciones Sismológicas (Cenais), radicado en la ciudad de Santiago de Cuba, dijo a Granma que contrario al criterio de muchas personas, la tierra tiembla en todo nuestro archipiélago.

Dicha condición, subrayó, requiere que la población gane conciencia en la percepción de los potenciales peligros, a fin de fomentar una cultura sobre cómo prepararnos mejor, reducir vulnerabilidades, y actuar de forma adecuada frente a un terremoto.

Más allá de que la mayor peligrosidad se localice en la zona suroriental del país, vinculada al sistema de la falla Oriente (Bartlett-Caimán), donde históricamente han ocurrido los eventos más fuertes, la cronología correspondiente al periodo 1528-2015 registra sismos en diversos puntos de la geografía cubana, algunos de ellos muy notables, co­mo es el caso del reportado en el poblado de San Cristóbal, hoy provincia de Artemisa, el 23 de enero de 1880, aseveró.

Este alcanzó una magnitud estimada de 6,0 en la escala de Richter, y una intensidad de 8,0 grados en la escala MSK. La primera, aclaró el doctor Chuy, mide la energía liberada por el movimiento telúrico, y la segunda toma de referencia los daños ocasionados a la infraestructura.

Produjo considerables pérdidas materiales, y llegó a ser perceptible con cierta fuerza en algunos lugares de La Habana, para sorpresa de sus habitantes no acostumbrados a sentirlos.

Otros casos significativos ocurridos fuera del oriente cubano son el de Remedios-Cai­barién, el 15 de agosto de 1939, con una mag­nitud de 5,6 y 7,0 de intensidad, y los de Alonso de Rojas, Pinar del Río, el 11 de junio de 1981, y Jagüey Grande, Matanzas, el 16 de diciembre de 1982.

Los estudios del también investigador titular del Cenais sitúan al del 20 de agosto de 1852 en Santiago de Cuba, a la cabeza de los más notables acaecidos durante el siglo XIX. Tuvo una magnitud estimada de 7,3 en la escala de Richter y 9,0 de intensidad.

Reportes de la época dan cuenta del derribo de más de mil viviendas, mientras hubo afectaciones considerables en las iglesias e inmuebles de la administración colonial.

Asimismo, provocó deslizamientos de gran­des piedras en la zona de la Sierra Maestra, la aparición de largas y anchas grietas en el terreno, y sus potentes estremecimientos llegaron hasta las ciudades de Baracoa, Gibara, Hol­guín y Camagüey, extendiéndose incluso a las vecinas islas de Jamaica y La Española.

Sobresalen en la pasada centuria el de Santiago de Cuba con una magnitud de 6,75, en febrero de 1932, y el de Cabo Cruz, Gran­ma, en mayo de 1992 de 7,0 en la escala de Richter, sentido, además, en diferentes provincias.

Consultado acerca de la capacidad científica del país para el monitoreo de los terremotos, el doctor Tomás Chuy respondió que desde hace varios años se trabaja en la mo­dernización de la red sismológica nacional, cuya avanzada la conforman ocho estaciones de banda ancha, capaces de registrar, pro­cesar y transmitir en tiempo real los datos de cualquier temblor de tierra que ocurra dentro del territorio cubano, en la región del Caribe, o a miles de kilómetros de distancia.

Una faceta importante del trabajo del Cenais, resaltó, ha sido la elaboración de los mapas de riesgo en diferentes ciudades de Cuba, información de suma utilidad para los programas de desarrollo local y la mitigación de los peligros sísmicos y vulnerabilidades.

Mencionó la actividad anómala ocurrida básicamente en la provincia de Santiago de Cuba entre el 17 de enero y el 4 de febrero del presente año, etapa en la que tuvieron lugar un total de 38 sismos perceptibles por la población, de los cuales varios tuvieron magnitudes mayores de 4 en la escala de Richter. Algunos de los temblores fueron sentidos también en Guantánamo, Granma y Holguín.

Hasta el pasado 26 de abril, el número de eventos perceptibles en nuestro archipiélago ascendía a 51, cantidad muy superior a los 17 reportados el pasado año. De ahí que el 2016 pueda ser considerado dentro de los años con más movimientos telúricos registrados en Cuba en las últimas décadas.

Y aunque la ciencia no puede afirmar por ahora que tal comportamiento sea la antesala de un evento de notable fuerza en el futuro cercano, lo esencial es reforzar la preparación de la población y su percepción del riesgo, tomando en cuenta que en toda Cuba la tierra puede temblar, incluso en la región occidental, resaltó el experto.

Tal eventualidad fundamenta que el Ejer­cicio Meteoro, a efectuarse este fin de semana en toda la nación, dedique nuevamente parte de las acciones previstas a fortalecer las capacidades del país para enfrentar sismos de gran intensidad.

COMPARTIR facebook twitter google +

 

 

 

pixel.gif?upn=[IM_UPN2]

Sismo perceptible en Santiago de Cuba sin daños 13-05-2016

Sismo perceptible en Santiago de Cuba sin daños 13-05-2016

El Servicio Sismológico Nacional reportó el sismo perceptible No. 52
de este año, ocurrido a las 00:51 UTC (20:51 hora local del viernes
(8:51 p.m.)) en los 19.71 grados de latitud norte y los 76.05 grados
de longitud oeste, a unos 31 km al sursuroeste de Mar Verde, provincia
de Santiago de Cuba. Este evento tuvo una magnitud de 3,1 grados en la
escala de Richter y su epicentro fue localizado a 7 km de profundidad.

Se habían recibido reportes de perceptibilidad de varios sitios de la
ciudad de Santiago de Cuba, provincia de Santiago de Cuba.

Agrega la fuente que por sus valores energéticos no son de esperar
daños materiales ni humanos.

 

 

 

 

pixel.gif?upn=[IM_UPN2]

A %d blogueros les gusta esto: